Asi hablaba el Obispo de Salta, Risso Patron, en 1884, ca. May 21, 1956